Sanación en la raíz

La sanación en la raíz es un instituto canónico y una herramienta pastoral.

En cuanto instituto canónico, en palabras del canon 1161 del Código de Derecho Canónico, «la sanación en la raíz de un matrimonio nulo es la convalidación del mismo, sin que haya que renovarse el consentimiento, concedida por la autoridad competente; y lleva consigo la dispensa del impedimento, si lo hay, y de la forma canónica, si no se observó, así como la retrotracción al pasado de los efectos canónicos».

En términos más comprensibles, la sanación en la raíz consiste en que la autoridad eclesial competente da por válido el matrimonio que había sido celebrado al margen de la legalidad canónica y era tenido por nulo. Los fieles habían vivido, desde el día que celebraron su matrimonio inválido, en una situación irregular. El decreto de sanación, en cambio, retrotrae sus efectos hasta ese momento y declara que lo que hasta ese momento había sido inválido debe ser tenido por válido por todos los fieles católicos. El único requisito necesario es que haya existido un consentimiento naturalmente suficiente desde el día al que se retrotraen los efectos sanatorios.

En cuanto herramienta pastoral consiste en el reconocimiento de las narrativas de comunión realizadas por las parejas cuya vida matrimonial había transcurrido al margen de la legalidad canónica. En la actualidad esta posibilidad es muy poco conocida tanto entre los fieles como entre los mismos sacerdotes y agentes pastorales. Los que han oído hablar de ella, la consideran como una vía excepcional que se puede seguir en algunos casos, pero no como una vía privilegiada para que muchos fieles que han estado en situación irregular puedan vivir la plenitud del matrimonio que celebraron en su día y ejercer sin trabas los derechos eclesiales que hasta el momento de la sanación estaban limitados.